La solución más sencilla y económica es utilizar unas planchas de material sintético de 100 x 200 cm. como las Power Plates. Estas planchas son muy flexibles y resistentes a la vez.

Con varias planchas se hace un pasillo por donde circulan las máquinas y se evita que queden marcas y “chuletas” por todo el césped (natural o artificial). Son ligeras y de fácil manejo por las asas que tienen en los extremos.

BandoAllcover