Es importante darle al campo un buen mantenimiento, ya desde el día de su instalación. El desgaste y la suciedad se producen desde el primer momento y por ello debe ser cuidado cuanto antes.

Transcurridos dos años, existirá un desgaste que probablemente no sea muy apreciable a la vista, pero que será dañino, ya que no olvidemos, el césped artificial no vuelve a crecer y la defibrilación producida implica pérdidas de fibra irrecuperables.

BandoSMG